Historia del piano

Historia del piano

Los primeros instrumentos que aparecen en la historia y que muestran parecido con las características del piano son instrumentos muy antiguos, de civilizaciones tan alejadas como Babilonia. El salterio era un instrumento con muchas cuerdas metálicas que se tocaban con los dedos; por esto, se piensa que al ponerle teclas y martillos que golpearan estas cuerdas, nació el clave.

El Clave y sus precedentes:

El clave es un instrumento de cuerda percutida que aparece en el siglo XV y fue el instrumento en el que J.S. Bach compuso sus más famosas obras. Para conocer cuál es el origen de lo que actualmente conocemos como piano, debemos remontarnos hasta la Edad Media y hasta un instrumento llamado clave, aunque puede tener distintos nombres como clavicémbalo, gravicémbalo, clavecín o clave, entre otros. Al igual que el piano, es un instrumento de cuerda y con teclado, pero la diferencia entre uno y otro está en la forma de pulsar esas cuerdas.

El nacimiento del clavecín se puede datar entre mediados del siglo XV y el XVI, algunas fuentes apuntan a que pudo ser una variación del antiguo salterio griego. Su época de esplendor fue el Barroco, cuando los compositores europeos comenzaron a escribir obras específicas para ser interpretadas por clave. Podríamos decir que su momento cumbre fueron los siglos XVII y XVIII.

Tiene una estructura de madera, generalmente muy adornado con pinturas y marqueterías. Está compuesto por uno o dos teclados y cada una de sus teclas hace que las cuerdas sean activadas mediante una pieza llamada plectro que eleva la cuerda y la punza para hacerla sonar.

A diferencia del piano, donde las cuerdas son golpeadas con los llamados martillos. Otra diferencia la encontramos en el volumen de cada cuerda, ya que en el Clave siempre está al mismo nivel, aunque se pueden hacer sonar más alto o bajo agregando o acoplando registros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.