elegir un piano según el trabajo que vamos a realizar

elegir un piano según el trabajo que vamos a realizar

Elegir un piano según el trabajo que vamos a realizar

Pianista jazz-clásico.

Elegir un piano no es una tarea sencilla, más aún cuando tenemos ante nosotros más de 100 instrumentos donde elegir. Lo primero que debemos hacer es pensar en aspectos ajenos a la música como el presupuesto del que disponemos, si vamos a tener que mover el piano regularmente o si es nuestra herramienta de trabajo.

Si quiero ser profesor

La mayor parte de los estudiantes de conservatorio acaban siendo profesores en centros públicos o privados. Por eso es esencial saber donde vamos a dar clases y si el piano va a ser nuestra herramienta de estudio simultáneamente.

Lógicamente, ante cualquier trabajo, un piano mejor nos ofrecerá muchas más posibilidades que uno más básico, pero si no tenemos presupuesto suficiente podemos elegir que se adapte a nuestro trabajo diario.

Dar clases particulares

Si vamos a dar clases particulares lo recomendable sería tener un piano vertical como mínimo. Debe ser acústico y con una caja de resonancia grande para que ofrezca una sonoridad más amplia. Además, (y no es una tontería), si vamos a tener a varios niños pequeños en la clase, recomiendo tener un clavinova al lado para que puedan practicar ejercicios a la vez que otros compañeros tocan. También puede ser divertido tocar a dos pianos.

Si nuestras clases son en un Conservatorio o Escuela de Música la cosa cambia, ya que nos tendremos que adaptar al piano que haya en el centro.

Si nuestros alumnos están en cursos avanzados del conservatorio ya sea en clases particulares o en un centro, lo mejor, siempre es un piano de cola, aunque no sea muy grande. De esta manera podrá interpretar mucho mejor obras de envergadura como Sonatas de Beethoven o Estudios de Chopin.

Si quiero ser concertista clásico

Si tus estudios como pianista están orientados a ser concertista te recomiendo enérgicamente que tengas un piano de cola. Por muy pequeño que sea, ofrecerá una mayor gama de colores en el sonido y la pulsación será similar a la que puedas encontrar en una sala de concierto. Además, el uso del pedal central (diferente en los pianos de cola), es un plus a tener en cuenta a la hora de interpretar repertorio de los siglos XIX, XX y XXI.

Si quiero estar en un grupo

Si voy a estar en un grupo, lo ideal es tener un teclado con un pie portátil a fin de poder mover el instrumento con mayor facilidad. Además es importante que sea digital para poder enchufarlo a amplificadores y equipos eléctricos.

También puede ser de utilidad ya que teclados digitales tienen incorporados multitud de bajos y acompañamientos que pueden venirte geniales para tocar en grupo. Eso si, la pulsación es conveniente que sea lo más dura posible y que a la hora de comprarlo observes que si se tocan varias notas a la vez suenan todas.

Si quiero ser pianista de Jazz

En este caso te recomiendo también un piano digital. Además, si cuentas con mayor presupuesto, una alternativa, son los pianos híbridos, con una pulsación similar a un piano acústico pero con un sistema eléctrico. Estos pianos son lo último y están preparados para modular con un solo botón, es decir, puedes cambiar de tonalidad sin tener que mover las manos sobre el teclado…una maravilla de la electrónica que facilita mucho el trabajo.

[yasr_overall_rating size=»small»]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario